Empezando con la armadura

Publicado por Joseba Iparraguirre Alvarez en mayo 15, 2017  /   Publicado en Uncategorized

Este es un tema interesante para cualquier aventurero equipado. Utilizar armadura es algo bastante habitual en el Larp. La armadura te protege durante los combates y en muchos eventos te da puntos adicionales. Y por supuesto es algo que luce mucho.

Sin embargo no siempre es fácil elegir la armadura que uno necesita o quiere. Es muy habitual emocionarse y querer conseguir todas las piezas de una sola vez y lo antes posible, pero es mejor parar un poco y pensar cómo hacerlo. Y desde El Aventurero Equipado queremos daros algunos consejos.

La primera decisión que tendremos que tomar es si queremos cuero, cota de malla o armadura de placas. Hoy vamos a hablar de la armadura de placas y trataremos las otras dos más adelante.

La armadura de placas es un conjunto de piezas bastante caro que puede resultar incómodo y bastante molesto. Por contra protege muy bien de los golpes más duros y hace lucir excepcionalmente bien.

Antes de liarnos la manta a la cabeza y comprar una armadura completa deberíamos plantearnos algunas cosas. La primera de todas es, como siempre, que personaje queremos llevar. A partir de aquí tenemos que decidir el estilo de armadura que más se adecúe al personaje y que más nos guste.

El siguiente paso es decidir cuántas piezas vamos a querer. Una armadura completa se compone de coraza, hombreras, a veces gorjal, brazales, perneras y, opcionalmente, faldones, musleras, guanteletes y casco.

La mejor opción es ir poquito a poco. Lo primero que debemos adquirir es un buen gambesón, que cubra bien las partes en las que vayamos a llevar armadura tal como ya explicamos aquí.

El siguiente paso debería ser una buena coraza. Aquí tenemos dos opciones: coger una coraza completa o bien coger un peto primero y más adelante el espaldar correspondiente.

Comenzar solo con el frontal de la armadura es una buena manera de ver si vamos a estar cómodos con ella y comprobar que tal nos manejamos en combate. Iron fortress dispone de varios modelos de este formato.

Una vez que ya tengamos decidido si queremos una coraza completa o sólo el frontal deberíamos empezar a pensar en la protección de hombros. Dependiendo del modelo, podremos adquirir unas hombreras y fijarlas directamente a la coraza o tendremos que conseguir un gorjal al que sujetaremos las hombreras.

El siguiente paso debería ser un buen casco. Aquí hay un montón de modelos y diseños donde elegir. Lo mejor es que sea un casco que te guste y que quede bien con la armadura que ya tienes. No es necesario atender a periodos históricos o detalles de recreación; lo importante es que te permita ver, que quede bien sujeto y que no te moleste ni te haga daño. Recuerda que estamos eligiendo una armadura para Larp y rol en vivo.

Llegados a este punto ya tienes una armadura bastante completa que te dará un aspecto imponente. Ya sólo te falta conseguir unos brazales y unas grebas, pero esa es la parte más fácil de todas.

Otra opción más sencilla y muy habitual es llevar brazaletes y perneras como único complemento metálico; y el resto del cuerpo cubierto con otras armaduras más ligeras y móviles.

A estas alturas ya deberías haberte dado cuenta de que llevar una armadura completa limita la capacidad de movimiento e implica llevar unos cuantos kilos encima permanentemente. Hay quienes además de las piezas anteriores adquieren unos faldones, coderas, rodilleras u otros accesorios menos habituales, pero eso ya es decisión de cada uno.

Esperamos que estas recomendaciones te hayan ayudado a la hora de decidir si quieres o no armadura metálica, y cómo ir consiguiéndola.

img751

Armadura, gambesón y un sencillo tabardo nos permiten tener el aspecto de un heroico paladín.

Comentarios cerrados